Metro: Last Light

Año 2034. Más allá de las ruinas post-apocalípticas de Moscú, en los túneles del Metro, los vestigios de la humanidad son asediados por mortales amenazas del exterior…e interior.
Los mutantes acechan las catacumbas bajo la desolada superficie, y cazan entre los cielos envenenados de arriba.

Pero en lugar de mantenerse unidas, las ciudades-estado del Metro se hallan encerradas en una lucha por el poder definitivo, un artilugio holocaustico sacado en los sótanos militares del D6. Una guerra civil capaz de borrar la humanidad de la faz de la tierra de manera definitiva se está fraguando.

Como Artyom, cargado por la culpa pero conducido por la esperanza, tienes la llave de la esperanza…la última luz en nuestra hora más oscura.

Características:

  • Una apasionante historia para un shooter en primera persona, Metro: Last Light es la esperadísima secuela para el aclamado Metro 2033.
  • Experimenta emocionantes combates con un exótico arsenal de armas hechas a mano contra mortíferos enemigos (tanto humanos como mutantes) y usa el sigilo para lanzar ataques bajo el cobijo de la oscuridad.
  • Explora el mundo post-apocalíptico del Metro de Moscú, un mundo con una atmósfera y una capacidad de inmersión como nunca antes habías visto.
  • Pelea por cada bala y cada bocanada de aire en una claustrofóbica mezcla entre shooter en primera persona y survival horror.
  • Tecnologías de última generación que alardea de unas físicas y una iluminación que marcará un nuevo nivel gráfico tanto en consola como PC.
  • Sumérgete en una guerra post-apocalíptica on-line. Last Light incluye una intensa experiencia multijugador entre las oscuras ruinas rusas.

Written by: Ratgax

Empecé en ésto de los videojuegos cuando los ordenadores tenían teclas de goma y se enchufaban a la tele con un cable de antena. Especialista en sacar a pasear el látigo y en encontrar todos y cada uno de los fallos de programación que pueda tener un juego.

fasebeta.net

faseßeta.net es lo que pasa cuando coges el cerebro de unos pocos jugones (bueno, la mitad que no usamos para jugar), lo mezclas con ganas de compartir con los demás, esfuerzo, dedicación, buen humor y una pizca de ron, y lo agitas todo en una coctelera.