Logritis aguda

Logritis - cabecera

Hola, soy Gabi y me gustan los logros. (Todos juntos) hola Gabi. Seguro que algo así os suena de las películas americanas y de esas reuniones en las que se junta gente para hablar de sus ‘cosillas’ y así, entre todos, ayudarse. Pues eso, sufro de ‘logritis aguda’, bueno, más bien sufría, estoy intentado dejarlo. No lo he conseguido del todo pero que le vamos hacer.

Llevaba tiempo intentado hablar de este tema y cuando Sabbat publicó un artículo relacionado con los DLC pues me decidí a escribirlo. Lo que os vais a encontrar en este artículo no es, ni más ni menos, que un montón de palabras que cuentan como los logros entraron en mi vida, lo que me aportaron y lo que se llevaron, mi opinión sobre ellos y… en resumen, una historia de alguien a quien no le importaban lo más mínimo los logros, que terminó cayendo en ellos y como ha afectado esto a mi forma de jugar.

Logritis aguda – contagio

Madrid, 2008. Era un frío día de invierno y ya estaba cansado de ver como el Assassin’s Creed me pedía a gritos una actualización de la tarjeta gráfica para el PC. Hacía casi un año que me había dejado una ‘pasta gansa’ en actualizar el PC y ahora se estaba quedando corto. ¡Decidido! me compro una consola que estoy hasta las narices de gastar dinero en el PC y de tener que pegarme con resoluciones, drivers y parches cada dos por tres.

Nunca antes había tenido consola (El Commodore Amiga duró bien poquito en mi casa), pero la decisión sobre que consola comprar estaba clara: xBox 360. Ni calidad, ni precio, ni charlas de grupo, nada de eso influyó en la decisión, la elegí porque mi hermano tenía una y siempre podría jugar con él o intercambiarnos los juegos.

Los inicios fueron buenos; Fable II y las campañas en cooperativo de Gears 1 y 2 eran el ‘no va más’, aquello de los logros me sonaba a chino, es más, hasta me molestaba ese pitidito que sonaba cada vez que saltaba un logro. Pero así, como el que no quiere la cosa, mi hermano se hizo con una copia del Bad Company y comenzó a jugar en el online.

Me arrastró al mundo Battlefield y lo que es peor, algo aún más oscuro estaba al acecho: los logros. Con la campaña no hubo ningún problema, dificultad normalita y disfrutándola sin preocupaciones. En el online jugaba con mi hermano y no tarde mucho en cogerle el gustillo. Mi forma de jugar era siempre la misma, hacía las mismas cosas siempre y aunque el juego me gustaba me apetecía hacer cosas distintas. Fue entonces cuando me fije en las estadísticas, premios y como no, en los logros. Cogí como referencia los logros y seguí jugando de otra forma.

El caso es que yo jamás había usado el francotirador porque me parecía aburridísimo, pero como el que no quiere la cosa me vi a mi mismo buscando posiciones para defender las banderas esperando pacientemente a que alguien se dignará a pasar por allí, tirando sensores de proximidad cerca de las banderas y esas cosas. Los inicios fueron difíciles y pero al cabo del tiempo reconozco que aquello me gusto, había descubierto que según el mapa, si atacaba o defendía e incluso según la zona, era capaz de usar una clase u otra.

Parece (y quizás lo sea) una tontería, pero cuando decidí mirar los logros e intentar sacarlos en el online del Bad Company, descubrí que me gustó eso de cambiar mi estilo de juego e intentar buscarme la vida para obtenerlos. Contagiado. Había cogido logritis, yo aún no lo sabía pero me había contagiado. Volví incluso a jugar la campaña para aumentar el nivel de dificultad y sacar los logros que me quedaban.

Logritis aguda – incubación

Fue una época bonita. Quizás fue suerte o la logritis que me dio fuerte, pero reconozco que durante bastante tiempo los logros me proporcionaban unos retos que me apetecía hacer. Con algunos disfrutaba intentándolos y con otros, simplemente me obligaban a esforzarme un poco más para sacarlos.

Empecé a tomar notas de los logros: como hacerlos, atajos y esas cosas. Unas notas que escribía en Word y que después guardaba en la propia caja del juego. En una palabra disfrutaba sacándolos. Había logros que ya sabía de antemano que no iba a conseguir y, la verdad, me daban igual. No miraba porcentajes ni puntuaciones. Era la parte bonita de los logros: unos retos que me apetecía intentar conseguirlos. Además descubrí una cosa muy importante: me gustaba eso de buscar maneras o estrategias para conseguirlos.

Quizás esto último sea la clave de cómo caí en el mundo de los logros. Como he dicho anteriormente, mi primera consola en plan serio ha sido la xBox 360 y el mando y yo no nos llevábamos muy bien, eso me obligaba a intentar superar algún que otro reto sin tener que depender de mi habilidad.

Me gusta eso de buscar maneras de suplir mi falta de habilidad con alternativas que me hicieran seguir adelante. Estaba claro, la logritis estaba apoderándose de mí y empecé incluso a volver a jugar a juegos que ya había aparcado únicamente para intentar sacar más logros.

Logritis aguda

Mi porcentaje de logros empezó a subir al mismo ritmo que mi puntuación y así, como el que no quiere la cosa, ya estaba pendiente de los logros. Era capaz de completar algún que otro juego al 100% (aún recuerdo la emoción cuando me saltó el último logro en el Call of Juarez Bound in Blood, ¡tenía mi primer juego completo!) pero seguía siendo fiel a mi forma de jugar: había logros que siempre tuve claro que no iba a sacar o que ni tan siquiera me plantaba intentarlo. Pero los logros te atrapan, es así, y no tarde mucho tiempo en cambiar mi forma de jugar.

Empezó a parecerme normal intentar quedar con gente para obtener algún que otro logro online de un juego del que no me molaba nada su online, únicamente para obtener el preciado tesoro: el logro. Bioshock 2, fue un claro ejemplo. Un online que no me gustaba nada pero que me tuvo muchas horas pegado a la pantalla para conseguir los logros relacionados con el multijugador. Los logros que antes me daba igual si los sacaba o no, ya no era así. Quería el 100% y era capaz de invertir tiempo en algo que no me atraía lo más mínimo por conseguirlo.

logritis - foto 01Todo siguió así durante mucho tiempo, pero fue con el online del Assassin’s Creed La Hermandad, cuando la cosa empezó a chirriarme. Algunos de los que frecuentan estos lares, seguro que aún recuerdan el monumental cabreo que me cogí con este juego y lo que pude soltar por esta boquita. Un cabreo de tal magnitud, que el juego y casi la saga por completo, están vetados (aunque con Assassin’s Creed 3 he decidido volver a intentarlo).

Ya en frio y analizando la situación, fui consciente de que estaba jugando al online sólo porque quería sacar el logro de llegar a nivel 50, aunque me costará un  montón de horas y no me gustase. Además el cabreo que me cogí fue de tal magnitud que creo que me pase de vueltas, y todo por un logro. Aquello me hizo recapacitar sobre los logros y sobre los  ‘prontos’ que me dan.

Lo de los ‘prontos’ no he podido solucionarlo (me sigo cabreando de vez en cuando) pero con respecto a los logros empecé a tomar medidas.

Logritis aguda – curación

No creo que exista curación para la logritis aguda. Yo al menos no he conseguido curarme del todo. En el 2012 he sido capaz de dejar juegos con un buen número de logros sin hacer únicamente porque no me gustaba el juego o no estaba dispuesto perder tiempo en el online. Es un gran paso que espero en un futuro no se vuelva en mi contra si vuelvo a sufrir de logritis aguda.

He pasado por todos los estados posible en este tema: inicialmente no me importaban, es más hasta me  molestaban. Un día descubrí que tenían su puntillo y pasé a disfrutar sacándolos. Pero lo que empezó siendo algo que hacía porque me gustaba terminó por ser convertirse en una obligación.  Ahora estoy en la fase en la que estoy intentando decidir los logros que me apetecen conseguir e intentar alejarme y no hacer caso de los dichosos porcentajes y puntuaciones.

Ahora voy a formular una serie de preguntas sobre este tema y voy a contestar basándome únicamente en mi experiencia y en lo que a mí me han aportado los logros.

Logros , ¿buenos o malos?

Yo creo que los logros, en su esencia, son buenos. Los logros pueden proponernos retos que nos hagan disfrutar del juego o hacer cosas que a lo mejor no hubiéramos probado si no fuera porque había un logro asociado. Pero claro, estoy hablando de una buena definición de los logros, es decir, de aquellos logros que están pensados precisamente para eso y no de ‘los otros’ cuya única finalidad es la de tenernos jugando horas y horas para conseguirlos.

No tengo tanta experiencia, pero he de reconocer que me he cruzado con juegos que he visto unos logros pensados con la cabeza. Tengo varios ejemplos, pero para no hacer este artículo interminable, voy hablar sólo de uno: Singularity.

Singularity  tenía un online ‘distinto’ y definieron casi todos logros asociados al multijugador con el único propósito de probar todas las clases de personajes y modos de juego. No eran logros difíciles de conseguir ni tampoco había que invertir muchas horas, pero te obligaban a probarlo todo. Y la verdad es que reconozco que me gusto la experiencia. Es cierto que la cagaron definiendo algún logro asociado a jugar un buen número de partidas en cada modo, pero la sensación que me dejo el juego fue que habían definido muy bien los logros.

Logritis - foto 03

¿Qué sería de los logros si no existiera el dichoso porcentaje de completado?

Seguirían siendo lo que son pero ni mucho menos tendrían la repercusión que tienen. Al menos esa es mi opinión. Tener completado un juego al 100% es algo que a muchos nos gusta. Uno de los grandes problemas de los logros actualmente es precisamente ese: el porcentaje del juego completado, y las desarrolladoras se han dado cuenta y se están aprovechando.

Imaginaros por un momento que no existiera el dichoso porcentaje ¿qué creéis que ocurriría? En mi caso lo tengo claro, seguro que me hubiera ahorrado un montón de tiempo en intentar sacar logros que no me interesaban lo más mínimo. Y la política de los DLCs seguro que no sería como la que hay ahora mismo. Esto como poco.

¿Pueden los logros cambiar tu forma de jugar o de elegir los juegos?

Si, si y si. Yo lo he hecho. Yo tuve una temporada que jugaba la primera partida sin pensar en logros ni nada por el estilo. Jugaba a disfrutar del juego luego, si era necesario, jugaba una segunda vuelta y me centraba en aquellos logros que no habían saltado en la anterior partida. No me importaba volver a jugar la campaña porque solía ser juegos que me gustaban.

Pero entonces llegaron los juegos con logros perdibles y juegos que tuve que realizar una segunda vuelta muy a mi pesar. Esto me llevo a cambiar mi forma de juego e intentar sacar todos los logros posibles en la primera partida.  Y luego llegaron los juegos que me apetecía jugar porque todo el mundo hablaba bien de ellos pero que yo sabía que ni por asomo sería capaz de sacarme los logros.

Ejemplos: Bayonetta y Mirror’s Edge. Dos juegos que me apetecía probarlos pero que sabía que bajarían mi porcentaje porque ya sé que no son lo mío. ¿Cuál fue la solución? Pues cuando me dejaron una PS3 termine comprándolos para este sistema.

Otra cosa que si que no he hecho ha sido el comprar juegos basándome únicamente en la facilidad por conseguir los logros o dejar de jugar a juegos que realmente me gustan o son cooperativos por el mero hecho de saber que no iba a obtener el 100%.

Así es que puedo decir que yo si me he visto influenciado por los logros a la hora de comprar juegos.

Logritis - foto 04

¿Pueden los logros cambiar la estrategia de las desarrolladoras?

Yo creo que también. La política de DLCs va muy relacionada con el tema de los logros y con nuestro afán por tener los juegos completados al 100%. Es más, últimamente han empezado a parecer juegos que modifican dicho porcentaje del juego en el momento que aparece un DLC con logros. Da igual si lo compras o no, el porcentaje baja.

He de reconocer que esto de no ser un error, me parece una política muy rastrera por parte de Microsoft y en este sentido me gusta bastante más la política de Sony y su trofeo Platino.

Además últimamente los DLCs crecen como champiñones y  de forma muy sospecha. Paquetes descargables (DLCs) a las pocas semanas de estar un juego en el mercado es algo muy, muy sospechoso. Y si además dicho paquete viene con logros asociados pues yo, que no soy de corazón puro, pienso que su única finalidad es la de obtener dinero.

Al final picamos. Es cierto que en ocasiones no nos importa porque el DLC es bueno o porque el juego nos ha gustado bastante que damos por bien invertido el dinero, pero si echamos cuentas, seguro que para la gente que sufre de logritis aguda, esto es un porcentaje muy bajo. En muchos casos picamos porque no queremos que nos baje ese 100% que tanto nos ha costado conseguir.

Nadie nos obliga a comprarlos, es cierto, pero picamos y picaremos. Lloraremos, gritaremos a los cuatro vientos la mierda de DLC que nos acabamos de comprar pero volveremos a picar.

logritis - foto 02

Conclusiones

Después de todo este rollo, sigo pensando que la propia esencia de los logros es algo positivo. Se pueden ver como retos a superar y eso no creo que sea malo. El problema es que no todo el campo es orégano y también tiene su parte negativa.

Lo ideal sería aprovecharse de la parte positiva de los logros e intentar disfrutar al máximo del juego y saber decir NO  aquellos logros que no nos merezcan la pena invertir tiempo en conseguirlos o no nos gusten. Si lo sé, escrito parece fácil, pero no es tan sencillo llevarlo a cabo.

Written by: Gabi

Llevo en el mundo de los videojuegos desde que el Spectrum entró en mi casa, aunque en el mundo de las consolas soy bastante nuevo. Soy un jugador bastante normalito (tirando a torpón) y cascarrabias pero sigo disfrutando como nunca con ellos.

13 Comentarios Added

Join Discussion
  1. Ah los logros! un gran invento aunque esta degenerando rápido. No tendrían que servir para nada mas que tener un registro de lo jugado y poder compartirlo de forma oficial con los amigotes. Vamos, un complemento a la experiencia jugable.Por desgracia a veces parece que los juegos son un complemento para los logros.. A mas de uno (no pienso señalar) le he oído decir.. Huy! este juego es chunguísimo de sacar los 1000g.. me gusta y posiblemente me lo compre en ps3. Como si sus estadísticas en la 360 fueran su fe de vida laboral y empañaran algo.. 🙂 usar perfiles B para jugar a títulos que no estropeen tu % o directamente, no comprar algunos juegos pese a que te gusten por tener logros casi imposibles de sacar.

    Hace unos pocos años «lo mas» era ver lo larga que lo tenias (la puntuación, se entiende) Con el hack generalizado a la consola de M$ La cosa ha perdido sentido ya que cualquiera, buscando solo un poquito, puede generarse un perfil nuevo y meterse 150k de logros sin empezar siquiera a jugar.

    Hoy en día prima el completísmo, pero también ha degenerado con alguno de los ejemplos que pongo arriba.
    Resumiendo. Los logros son un gran invento pero creo que hay que saber cuando dejarlos de lado para que no se conviertan en un absurdo.

  2. Yo también me he curado de esta logritis hace poco. Dos mandos, uno de ellos el Razer Onza me costo pasarme al 100% el Super Meat Boy y el Modern Warfare 1 y 2. Mi nivel estrés y cabreo me llevó a pensar que eso no debería de ser bueno y como no quiere la cosa me curé.

    Me pasaba todo el tiempo intentando conseguir logros mientras veía que los juegos pendientes se me amontonaban. Creo que el que más incidió en ello fue el GTA IV y las luces rojas de mi Xbox. Decidí no tener más el Gold (y así olvidarme de los logros online) y comencé a ver la luz al final del túnel

    Realmente no me he curado del todo, intento conseguir algún logro de vez en cuando si veo que este no me va a llevar mucho tiempo. Pero ya no tengo esas ansias que me llevaban la vida de conseguirlo todo al 100%.

  3. Supongo que todos hemos pasado por los mismos estadios, y una vez comienzas ya es imposible curarse. Yo hace tiempo que desistí de conseguir los 1000g en todos los juegos (el platino de PS3 no me interesa, o al menos eso digo ahora).

    Molesta un poco abandonar un juego con 500 puntos (o 300, o 200) pero si eso es todo lo que te dan por terminar el modo historia, ellos sabrán porqué han repartido así los logros.

    Pero claro, es imposible abandonarlo del todo. Acabo de terminar Final Fantasy XIII en 110 horas con los 1000 puntos. Podría haberlo dejado con la mitad de horas y la mitad de logros pero… hay juegos que me llaman, que le vamos a hacer.

    El caso es que sea como sea, si vamos por los 1000 es porque nos gusta, y eso no puede ser malo, ¿no?

  4. Tengo 180k puntos, y hoy me descubro totalmente convencido de que los logros son una mierda. Había pensado poner «lacra» o «vicio» pero creo que mierda es la expresión más adecuada así que no me duelen prendas en plantearlo así de crudo.

    Yo mismo he pasado por esa fase de «los logros molan» o «me ayudan a disfrutar más el juego», pero en realidad no son más que un elemento que usan los desarrolladores para apretarnos un lazo en el escroto (hoy estoy especialmente locuaz, eh?).

    He disfrutado de los videojuegos desde 1982 y nunca había necesitado que nadie me dijera hasta donde había de llegar, y nótese el imperativo, porque para muchos de nosotros los logros son son alternativas, sino necesidades.

    Yo me llamo Jordi, y a mi también me gustan los logros…

    Bueno, no me gustan, pero LOS NECESITO, y cuando veo que tengo un juego a menos del 100% me deprimo, hasta el punto que no he comprado algunos juegos que no me importaría jugar, por no tener que enfrentarme a ese dilema… y estoy seguro de que todos vosotros, también lo habéis hecho.

    Soy demasiado mayor para curarme a éstas alturas, mi alma está condenada y voy a seguir atesorando logros, pero lo verdaderamente importante es que ahora entiendo perfectamente que la mía no es una actitud sana, ni mucho menos.

    Llevo un par de semanas enamorado de mi WiiU, seguro que su online no puede compararse a Xbox Live… los tiempos de carga son indecentes y no tiene ningún juego maravilloso que me vuelva loco… pero me ha devuelto parte de la cordura perdida.

    Jugar a Zombi U (análisis la semana que viene) por el placer de hacerlo y esforzarme al máximo en acabar la campaña lo mejor posible sin que me den logros por ello ha sido algo fantástico.

    Llevo horas jugando a un juego descargable (Little Inferno), «que te advierte: aquí no hay puntuaciones, dificultad ni objetivos, simplemente diviértete» ¡Y vaya si me estoy divirtiendo!, como hacía tiempo que no me divertía.

    Por supuesto no estoy diciendo que WiiU sea el summun, ni que sus juegos vayan a abrirnos un nuevo horizonte, pero EN MI CASO, ha sido reconfortante descubrirme jugando a un juego sin mirar logros ni cambiar mi estrategia para optimizar el tiempo. Es como cuando dejé de fumar y tras el primer día sin un cigarrillo me encontré en la cama pensando «joder, pues hay vida detrás del tabaco».

    Voy a seguir jugando, voy a seguir planteando mis juegos para poder completarlos, la diferencia es que ahora ya no me siento orgulloso de hacerlo.

    En cuanto al artículo… creo que he votado a pocos con las 10 estrellas, soy un exigente de mierda 🙂

    Con éste he hecho una excepción.

  5. Aquí lo que pasa es que la gente es muy extremista. O necesita el 100% como si su vida dependiese de ello, o les da lo mismo. Pues hombre, yo estoy en un termino medio. De vez en cuando me encuentro con un juego que me apetece rejugar para sacar un logro que considero accesible y otras veces, aun teniendo todos los logros, o conocedor de que no hay dios que consiga sacarlos, juego igualmente. Oye, y tan feliz. Deberíais probar la experiencia porque, por lo que yo sé, muchisima gente, en el momento que termina un juego al 100%, o simplemente ve que no hay más logros que rascar, lo abandona vilmente, cuando en condiciones emocionales normales seguirían echandose una partidita de vez en cuando. ¿Logros buenos o malos? Pues mire, me alegro que me haga esta pregunta… Depende de como te dejes influenciar por ellos. Lo correcto es que los utilices para alargar la experiencia siempre que resulte entretenida y apetecible, pero si lo primero que haces antes de comprar un juego es entrar a paginas especializadas y foros, para ver la dificultad de sus logros, a lo mejor deberías ir pensando en ir a un psicologo.
    A mi, lo que me hace verdadera gracia, es cuando comentas en público un logro muy difícil, o un juego que te resulta complicado terminar, que siempre hay alguien que te refrota por los morros que él lo tiene. Como si fuese alguien importante por tener completado un juego, o cien, o mil. Por el amor de dios, que son videojuegos y parece que has salvado el planeta. Yo es que me parto.

    • ¡Coincido completamente con vos! Y también es cierto lo que dices sobre esas personas que se creen dioses por conseguir logros que se dicen ser «imposibles». Yo al principio me tomaba muy en cuenta completar un juego al 100% y sacarle todos los logros, pero a la larga me di cuenta de una cosa, que no lo disfrutaba al 100% como todos esos logros que quería completar. Además, me di cuenta que estaba invirtiendo demasiado tiempo en un juego, cuando tenía tantas ganas de jugar a otros, pero por culpa de los logros, no lo hacía. De ahora en más, agarro el juego que quiera jugar y le doy hasta pasarlo, de ahí evalúo si quiero o no obtener algún logro, pero por lo general sigo con otros juegos. Me inclino más en querer divertirme y adentrarme en el juego que a sacar logros, de cualquier forma, alguna que otra vez, en medio del juego, reviso los logros, y si lo veo posible hacer, lo hago. Digamos que, ahora lo tomo como algo secundario, ya no le doy tanta importancia como lo hacía hace unos años.

  6. Evidentemente los logros no son «intrinsecamente» malos ni buenos.

    Pero hay que observar que son un arma que Microsoft ha sabido utilizar perfectamente para rascarnos el bolsillo, y vaya si lo han conseguido. Seguro que casi todos los que pasamos por aquí hemos puesto dinero por los logros de algún juego aunque el DLC en cuestión fuera un desastre.

    Y es que condicionar al cliente con un reclamo como éste, oculto por un precioso envoltorio de colores es la estrategia perfecta. Fíjate en que cada cambio de políticas al respecto de los logros ha contribuido a atenazar más aún a los que (como yo), no dejamos de ser unos adictos al logro.

    Por mucho que parezca exagerado, esto es adictivo, tanto como cualquier otra cosa (al final todo depende de la personalidad de cada uno), pero hay algo que yo si tengo muy claro… Los logros no están ahí para aumentar mi disfrute del juego (eso no es más que un daño colateral), sino que su propósito es mucho más oscuro (misterio, misterio…).

    Maniobras como las últimas en Halo o Assassin’s 3 que te suman los logros del DLC al porcentaje del juego los bajes o no, no hacen sino darme la razón.

    Pero tienes razón en una cosa, los únicos tontos, somos nosotros.

  7. Vaya temita ha ido a sacar el Gabi…
    Yo esto de los logros es que es una cosa a la que le he dado tantas vueltas y he pasado por todas las fases que ya no se por donde cogerlos.
    De entrada hoy por hoy para mi son muy terapéuticos, a saber, yo soy un tio muy orientado a objetivos, si empiezo una serie quiero acabarla, un libro lo mismo, una tarea hay que terminarla, y si no lo consigo me rayo… MUCHO… actualmente soy uno de los 6KK de este país, así que cada vez que saco un logro siento que de alguna manera la vida continua hacia adelante, que algo avanza, aunque lógicamente es una especie de construcción mental para no volverme loco.

    Y es que los Logros como todas las adicciones tienen algo que dependen de cada uno. Yo creo que es llegar a nuestro Limite… voy a usar un ejemplo cinematográfico que no se por que siempre que alguien habla de logros me viene a la cabeza.

    En la primera peli del Castigador , la de Dolph Lundgren, esa del 89 que aquí llamaron Vengador… hay una escena en la que Dolph y uno de los malosos suben en un ascensor para enfrentarse al jefe final, en este caso una tía de la Yakuza. El tío va y le pregunta al Castigador: «Oye, Frank, has matado a 100+ personas, se que mataron a tu mujer y a tu hija, pero creo que incluso para la venganza, hay un limite» y el Castigador, con toda la cara de Dolph en su cima interpretativa va y dice : «Yo aun no he llegado al mio», y se queda así de ancho.

    Y eso es todo, un empieza pasando de los logros, luego empieza a cansarse de ellos, pero sigue y al final, en alguna parte, en algún lugar, encuentra su LIMITE.
    Y como el Castigador, algunos aun no lo han encontrado, y otros lo tienen muy presente. Cuando uno llega al Limite es cuando empieza a ver los logros por lo que son, a darse cuenta de que son logros buenos y cuales son malos, y cuanto van a costar de sacar.

    Aquí ya cada uno lo encara como quiere, los hay que no cambian y siguen, otros empiezan a pasar de ellos, algunos se pasan a la Play o se esconden en la Wiiu… pero lo cierto es que una vez que uno ha caído la guerra ya nunca se acaba, como el Castigador estamos cogidos y ya nunca podremos volver a ser normales. Haremos escapadas a sistemas sin logros, disfrutaremos con algún respiro en otros sistemas, diremos una y otra vez que estamos curados, pero no sera verdad, solo que ahora conocemos nuestro Limite, y somos mejores por ello.
    No hay nada peor que no conocerse a uno mismo, y superar una adicción, saber que existe y poder controlarnos para no caer en ella es una cosa buena.

    Y hay otras cosas en los juegos aparte de los logros. Yo los persigo con ansia, pero actualmente casi todos los que me saco son farmeando con Merze. Y lo curiosos es que muchas veces no es el juego, sino la charla mientras vas repitiendo cien mil veces la rutina necesaria para sacarlo lo que mas recuerdo de esos logros, y eso mola, mola saber que tienes algo gracias a que otros compartieron contigo su tiempo. Se pasa mejor que en esas cenas de cumpleaños que son para «juntarse y hablar» donde al final estas viendo como todo el mundo esta con su smarphone en vez de charlar con la gente.

    Ayer me saque un Logro en Ghost Recon. Es chungo de sacar, hay que ganar un montón de veces en un montón de mapas en un juego difícil. Pero lo recordare no por los 25G, sino por que en medio del tiroteo uno de mi patrulla fue abatido en medio de una plaza, tire una granada de humo y me arrastre hasta el para curarle, lo levante y juntos fuimos hasta el objetivo, para tomarlo y ganar la partida. Lo que mas recuerdo fue a ese Yankee anónimo que me grito «Gracias Goblin» por el micro, aunque yo no le conteste por que no lo tengo puesto…

    Los logros pueden ser experiencias. Pueden ser maldiciones. Si intentas tenerlos todos por un deseo egoísta de completar tus 1000G, si te raya que los desarrolladores intenten sacarte la pasta poniendo mas, quizás es que no estas tan curado como crees. Si jugar a un multiplayer por los logros te parece una perdida de tiempo en vez de una oportunidad de estar con tu gente montando a caballo por el salvaje oeste a lo mejor la culpa no es e los Logros, es de no saber donde esta tu limite.

    Hola, soy Goblin y me gustan los Logros, los persigo como Gollum al Anillo, soy capaz de apuñalar por ellos, de no dormir y de gastarme dinero por tener mas, pero hace tiempo que se cuando un logro no vale la pena.

  8. Bueno. Soy Dany y soy adicto a los Logros. Lo que no quiere decir que sea gili****as.
    Como habeis escrito autenticos tochos seré bastante breve.

    Yo, como todos al principio, pasaba de los Logros. Hasta que la duración de algunos juegos después de pagar 60 jurdeles me pareció lamentable y decidí que había que sacarles algo más de partido. De esta forma el primero con el que me piqué fue con el GOW2 y sus respectivos DLC´s.

    En fin. Por concretar, me parece que el sistema del platino es mucho mas amigable y legal con los consumidores que el del maldito 100% de Microsoft. Ahora con sus DLC´s sacacuartos me he desenganchado. Paso de adquirir más material basura solamente por que ponga 100% en el score.

    Otra táctica con la que nos quieren condenar de porvida son los típicos desarrolladores que ponen logros para que nos tiremos una vida jugando a su multijugador y sus servidores estén llenos. Por supuesto, el mejor ejemplo es GOW3 que entre otras lindezas pretendían que jugase 18000 partidas online a modos de juego que NO me gustan por 50G´s de mierda.

    Tambien podemos encontrar casos de logros casi imposibles. Como el de Sigiloso del Deux Ex (hijos de ..) que no sabes si te saltará al final del juego por que no hay estadistica alguna que te indique si vas bien o no. O los malditos desafíos del Vanquish que no permiten salvar .. etc etc.

    En resumen:

    1) Me gustan los Logros.
    2) Los Logros nunca determinarán el juego que me compre.
    3) Los DLC´s que nos clavan para completar el 100% de los juegos se los pueden meter por la zona rectal. No voy a soltar un pavo más. (Para Basuras siderales como el DLC del Bosque oscuro de Dante)
    4) Juego para divertirme no para sumar puntos así que se acabo el tener que terminar un juego 6 veces (lease Max Payne 3) si no es por que me gusta y me apetece.
    5) NUNCA he usado ni usaré la mierda del Modio (o como se escriba) para parecer que soy un super jugón. (Que me se de alguno que encima va de chulito).

    y Gabi. Si te animas y se puede haber si jugamos al Singularity que le tengo sin tocar.
    Buen artículo.

  9. Yo sigo pensando que los logros bien definidos tienen su puntillo, te obligan a esforzarte y algunos hasta te hacen apreciar cosas del juego que las hubieras pasado por alto si no llegan a ser por el logro.

    Y sigo pensando que el problema de los logros es el dichoso porcentaje. Si no existiera, el logro del GoW 3 al que hace referencia Dhanysam, ¿quién lo tendria? pues me imagino que los realmente forofos del GoW3 y poca gente más. Porque serían 50 puntos más de logros que con un poco mas de tiempo invertido en otro juego hubieras conseguido más puntos. Es cierto que es un caso extremo pero bueno.

    Con respecto a lo que dice Goblin sobre lo de sacarse los logros con Merze, pues si, es verdad ayudar a sacar algún que otro logro a los amigos pues mola. El problema es que tu lo pintas muy bonito… ¡con Merze!, ya claro, pero y sin con Merze no es suficiente, ¿qué? pues a buscar a más. Yo tengo varias experiencias en este sentido y voy a contar una de las buenas y la peor de todas.

    Para sacar los logros del multi de Bioshock 2, nos juntamos varios para intentar arrancar las partidas sin depender de nadie más. Me invito uno de los amigos del Live con el que apenas había jugado, pero aquello marchaba. Quedabamos todas las noches y pim-pam. La gente se cansaba y hubo rotaciones, pero todas aquellas horas de charla tuvieron sus momentos, pero fueron muchas, horas y yo ya estaba hasta los mismisimos. Al final consegui los logros y conoci a Cropan (a ese maño tan majete que escribe unos artículos buenos, pero buenos de verdad).

    Pero luego esta el Assassin’s Creed la hermandad que aquello fue un auténtico desastre y que me cabreo de una manera que no os podéis imaginar. Así es que lo hacer quedadas para sacarse los logros está muy bien sobre el papel, pero puede dar muchos quebraderos de cabeza y más si quieres el logro y lo quieres ya.

    A mi una de las cosas que más rabia me ha dado del tema de los logros, ha sido darme cuenta que he jugado a juegos en otro sistema (Ps3) que no tenían logros y los he disfrutado sin preocupaciones de logros ni zarandajas de esas. El Darkness me lo compré para PS3 porque no tenía trofeos (la versión de xbox si los tenía) y disfrute del juego sin preocuparme de nada que no fuera pasarme el juego. El juego me encanto, no me duro mucho la verdad pero guardo un grato recuerdo de el. 

    O haber comprado juegos como Bayonetta o Mirror’s Edge en PS3 porque me dan igual los trofeos y así poder jugarlos con un nivel de dificultad acorde a mi habilidad para este tipo de juegos (dificultad normal, como mucho).

    TEngo claro que seguiré yendo a por los logros pero ya de otra forma. Ahora iré a por todos los logros de los juegos que vaya hacer guías de logros o de los juegos que me apetezcan porque siga disfrutando jugándolos. Pero algo si ha cambiado, ya hay juegos que me da igual como queden o logros que ya sé que no voy a por ellos.

    Ace Combat o Halo evolved, son juegos que tengo a medias y que tengo muy claro que jugaré en dificultad normalita y sacaré lo que me salte, el resto me dará igual. Y logros que creo ya de antemano que no voy a por ellos, pues el de los desafíos del CoD Black Ops II. y no porque no pueda si no porque no me apetece perder el tiempo en repetir y repetir las mismas fases una y otra vez.

    Dhanysam, el Singularity es un juegazo como la copa de un pino. J-U-E-G-A-L-O. Eso sí, yo lo jugué hace mucho tiempo y me costaba encontrar partidas así es  que ahora ni te cuento. Aunque me suena que por estos lares hay gente que también lo tiene y lo mismo…

     

     

  10. Pues la respuesta a eso es fácil, si yo y merze no somos suficientes para sacar un logro entonces lamentablemente no lo sacaremos…. y por eso tengo Wolfenstein a 970G … triste, pero es lo que hay. Nosotros no nos planteamos sacar los logros del palo «hemos quedado para sacar este logro ya», por que en el fondo eso es «optimiza el tiempo que hay muchos logros que sacar»… yo admito que tengo días así  pero en general vamos haciendo.

    El mayor problema es que rara vez los logros están bien puestos como para que te ayuden a descubrir cosas del juego, en tu caso fue Singularity, en el mio Fable II, que si no llega a ser por los logros no hubiera echo ni la mitad de las cosas y no me habría divertido tanto.

    Mi sistema actual es coger el juego y jugarlo, me miro los logros por encima y a veces ni lo hago. Lo importante es acabarlo, y luego mas adelante busco completarlo hasta cierto punto, normalmente un 60% de los logros. Eso me satisface, me da una sensación de haber completado mi objetivo y me hace feliz, que es para lo que juego.es mi LIMITE.

    Si miráis mi perfil tengo cantidad de juegos a los que le falta un solo logro para completarlo, los he dejado, algunos a posta por si algún día quiero volver. Cuando completas un juego no es mas que un recuerdo, pero si tienen una razón para volver a jugarlo…

    Antes rejugabas los juegos simplemente por que te gustaban y ya esta, antes había 10 juegos, ahora tengo mas de 100, y el tiempo es lo único que tengo en esta vida, y se acaba, así que hay que priorizar.

    Hay logros que no valen la pena, aquí la marca del autentico experto es saber cuales son y si vale la pena o no para TI conseguirlo, por que no olvidemos que lo que para mi es un triunfo personal a ti te puede parecer una chorradas, para gustos colores.

    Luego esta el mercando que te plantan trampas para que pilles ese juego y ese DLC y esto y aquello, y uno acaba quemado al darse cuenta de que es débil y que su búsqueda de la perfección le ha llevado a perder el tiempo. 

    Debemos jugar mas y sacar menos logros, o sacar mas logros con los colegas y completar menos juegos, por que la verdad es que al fin y al cabo lo que molan son las historias de como lo sacaste, con quien los sacaste y no tanto lo muy completo que tengas el registro que la final no se mira nadie mas que tu mismo. thumb

     

     

     

     

     

  11. Sin duda una gran introspección generalizada, y no tengo mucho que comentar que no hayais dicho, pero ahí voy…

    Hola Soy Alejandro y me estoy quitando, solo logreo de vez en cuando ….

    Al hilo de esto me acuerdo de aquel artículo del antiguo blog de Ratgax sobre el METAJUEGO, ¿lo recordáis?:

    http://ratgax.wordpress.com/2009/07/10/el-metajuego/

    Sin duda hay un ante y un después de los logros y esto nadie puede dudarlo, sobre todo por que hemos pasado por las fases que comenta Gabi con más o menos fuerza.
    Sin duda ha sido un punto de inflexión el intentar conseguir los 1000G del Dynasty Warriors 7, y observar que algunos colegas se han pasado unos pocos títulos, mientras yo me dedicaba hacerme con la confianza de tropecientos generales, creo que ha sonado una voz interior que ha dicho: «nunca mais».
    En resumen:

    Pros :

    – Explotar los juegos casi al máximo para conseguír completarlos, en muchos casos una experiencia muy enriquecedora.
    – La satisfacción de conseguir el reto que te plantea al juego, sobre todo en coop.
    – Mirar a la estantería y recordar los ratos pasados en cada juego completado (o casi)
    – El juego que se plantea dentro del juego que la complección.

    Contras:

    – Completar un juego requiere demasiado tiempo en muchos casos y algunos logros son absurdos y frustrantes.
    – Mirar a la estantería y ver tanto juego precintado.

    nunca mais»… o no …. :S

    Pd: saludos a todos

  12. Casi se me pasa comentar el artículo, pero llevo mucha liada últimamente. Lo leí cuando lo posteasteis pero ando sin tiempo de comentar.

    Evidentemente es mucho lo que podría decir, pero sería redundar en las cosas ya comentadas, con las cuales más o menos puedo estar de acuerdo. Por ello, os contaré una historia basada en una conversación que tuve en Nochevieja con un gran amigo mío. Una de esas conversaciones de las 5 de la mañana, que parecen que no llevan a ningún sitio, pero que sin embargo resultó de lo más interesante y clarificadora.

    Este amigo mío es montañero, aunque desde relativamente no demasiado tiempo, creo que llevará unos 7-8 años con ello. Todo empezó cuando los colegas empezamos a ir de vez en cuando al monte. Nos juntábamos unos cuantos los sábados por las mañanas y no íbamos a dar una vuelta. Subíamos algún monte, comíamos algo y pasábamos una mañana agradable, en compañía de los amigos y en plena naturaleza.

    Lo que en un principio era sencillamente una forma de pasar el rato y hacer algo de ejercicio, poco a poco se fue convirtiendo para el colega en un tema que le interesaba más y más. Eso le ha llevado en este tiempo a aprender, entrenar, practicar, estudiar… sobre el montañismo, la naturaleza, el deporte…

    Pero eso tuvo unas consecuencias. A él ya no le satisfacía subir esos pequeños montes a los que íbamos los colegas. Necesitaba más. Nos intentaba convencer de que hiciéramos más cosas, pero nosotros le decíamos que nos bastaba con lo que hacíamos, que no queríamos más. Él ya no tenía en nosotros la compañía que necesitaba para realizar la actividad como él la quería hacer, por ello, empezó a meterse en asociaciones de montañismo y a conocer a otras personas con las que compartir la afición y con quienes si que puede intentar hacer esos retos que nosotros no estamos dispuestos a realizar.

    Hoy es el día en el que está planeando una ascensión al Everest.

    Hablando con él me di cuenta de que había una frustración en él; tanto por el hecho de no poder compartir la afición con nosotros y como por el hecho de lo que la gente opinaba de él, pues le decían que estaba obsesionado, que estaba loco y que era un enfermo.

    Entonces me di cuenta del paralelismo entre él y yo, y decidí, para animarle, contarle mi historia con el mundo de los videojuegos y de los logros. Que está llena de las mismas emociones y frustraciones que el universo que él se ha construido.

    Porque, al final, opino que ambos somos «víctimas» de algo que es inherente e intrínseco al ser humano, que es: la pasión. La misma pasión que a lo largo de la historia ha hecho que la humanidad evolucione como lo ha hecho. Esas personas que movidas por la pasión que sienten hacia algo, han realizado grandes hazañas, proezas, inventos, movimientos políticos o pacíficos, guerras, luchas fraternales… amor, odio, sacrificio y motivación entremezclados.

    Es que sino seríamos animales. Porque al final del día, lo único verdaderamente necesario es comer, cagar, dormir y follar. Todo lo demás puede ser banal e innecesario según quién lo mire. Por que: para que subir el Everest o para que ponerse a 1000G el Perfect Dark Zero? A quién le importa eso? Que consigues?

    Pues lo primero satisfacción personal, de lograr algo en algo que te gusta y el respeto y aprobación de aquellos con quienes compartes tu pasión. Pero todo ying tiene su yang, y en este caso, es la reprobación del necio. De aquel que; o no comparte tu pasión (aunque tiene otras) y no acepta las que tengan los demás, o de aquel quien no tiene ninguna pasión en la vida, y ésta es tan vacua y triste que descarga toda su rabia insultando y faltando a quienes tienen una pasión, ilusión, emoción o como queramos llamarla.

    Los logros no son intrínsecamente malos, nosotros los hacemos buenos o malos. Tan solo es malo cuando se convierten en una obsesión que no te deja conciliar tu afición con la vida social y laboral. Pero como con los logros de la Xbox, pasa con cualquier cosa y mientras no sea así, siempre confundiremos la pasión con la obsesión.

    Para mi sin duda es el mejor añadido que hemos tenido en esta generación, que es la aparición del perfil del jugador. Evidentemente que las nuevas tecnologías han ayudado a que eso sea así y debería ser algo con lo que deberíamos estar contentos. Porque todo lo que anteriormente jugamos, aunque esté en nuestras retinas, no tiene un registro como lo tiene ahora. Y a mi personalmente me hubiese gustado que hubiese habido dicho registro. Pero no para chulearme, el motivo es netamente personal. Es tener un sitio, un diario, una agenda, donde aparezcan todos los registros de las cosas que he jugado, ya sea en forma de logros, trofeos o el formato que se les ocurra a posteriori.

    Esto también tiene algo malo, que es la manera en la que las empresas pueden utilizar esta atadura, que es el gamertag (en la que inviertes tu tiempo y dinero) para que cuando salgan las nuevas generaciones no dudes en continuar siendo fiel a aquellas en las que has invertido más. Recuerdo las tonterías que tenía que leer sobre la desaparición de los logros en la siguiente generación. Quienes decían eso hoy se tienen que comer sus palabras y además, demostraban saber bien poco tanto de videojuegos como del funcionamiento del mundo en el que viven. Todo esto es otro debate que quizás algún día podríamos abordar, aunque hoy no es ese día que bastante chapa os he soltado ya.

    Saludos!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

fasebeta.net

faseßeta.net es lo que pasa cuando coges el cerebro de unos pocos jugones (bueno, la mitad que no usamos para jugar), lo mezclas con ganas de compartir con los demás, esfuerzo, dedicación, buen humor y una pizca de ron, y lo agitas todo en una coctelera.