Prepárate soldado porque vas a tener que embarcarte en una nueva misión que sin duda pondrá a prueba tu habilidad, tus reflejos y tu sentido del humor.

John Mambo es el título tras el cual se oculta uno de los proyectos del estudio Iction Games, un juego para pc que todavía se encuentra en desarrollo y que sin duda presenta buenas maneras. En fasebeta.net lo hemos probado y éstas son nuestras impresiones.

Hoy os contaré un pequeño secreto… los redactores de fasebeta somos ya un poco vejetes y en su día disfrutamos como locos de juegos como Commandos, Who Dares Wins o Ikari Warriors. Hay algo en éstos juegos sencillos y directos que engancha rpaídamente y a poco que pruebes una de éstas joyas descubrirás que es difícil apartarse de la idea insidiosa de “una partida más y lo dejo”.

En éstos juegos controlaremos al típico héroe de los ochenta que tendrá que avanzar por un mapeado vertical mientras elimina a los cientos de enemogis que sin duda intentarán detener tu progreso. Jugabilidad sencilla y directa no apta para pusilánimes.

Commando y Who Dares Wins

Desde luego… es uno de esos géneros que se han ido perdiendo su lugar en el mundo de los videojuegos, pero no pocos jugones viejunos no podemos dejar de dibujar una sonrisa cuando los recordamos, siempre desde el cariño por supuesto (a pesar de que nos hayan hecho maldecir en arameo en no pocas ocasiones).

OK, ya que nos hemos puesto en situación, hablemos John Mambo.

Con éste proyecto, Iction Games parece dispuesto a revivir aquellos fantásticos tiempos en los que nos mordíamos la lengua mientras movíamos el joystick de forma casi espasmódica en un intento de cruzar una nueva puerta, superar una nueva trinchera y en el mejor de los casos, pasar la dichosa pantalla.

A continuación tenéis las impresiones de los tres valientes que han decidido aceptar la misión y lanzarse armados hasta los dientes hasta esa preciosa playa en la que se iniciará la odisea de John Mambo.

John Mambo - Inicio

John Mambo – Las impresiones de Ratgax

Yo llegué a los videojuegos en los años 80, cuando puse mis manos en un ZX Spectrum supe en seguida que había encontrado mi verdadera afición y me ha acompañado hasta ahora. Por supuesto crecí con algunos de los juegos que hemos citado anteriormente y cuando por fin he iniciado mi primera partida de John Mambo, me he visto retrotraído a aquellos años en los que la habilidad lo era todo.

Vale… ya no tengo los reflejos de antes… pero algo en mi cabeza ha hecho “click” y en seguida he empezado a disfrutar de lo que el juego tiene que ofrecerme. Creo que tengo una ventaja que muchos no podrán aprovechar… y es que yo jugué estos juegos originalmente con el teclado de mi Spectrum, para mi mover a John Mambo sigue siendo algo puramente intuitivo, pero creo que la generación del Joystick tendrá aquí un pequeño obstáculo (al menos hasta que implementen, si lo hacen, algún control adicional con un gamepad, porque hasta ahora… sólo se puede jugar con teclado).

John Mambo, el inicio
Desde luego, hay que decir que los primeros momentos son divertidos, muy divertidos… avanzamos con nuestro personaje pixelado y pronto tendremos que enfrentarnos a los primeros enemigos, éstos juegos no están hechos para disfrutar del entorno, sino para avanzar sin parar mientras soltamos balas en todas las direcciones.

El control es sencillo… cuatro direcciones para movernos, y disparamos allá donde apuntemos con el cursor del ratón, poco más… unas cuantas granadas, barriles explosivos, mucho enemigo y… mmm.. si, algunas vacas.

Nos encontramos con una versión de demostración y pronto encontramos algunos pequeños fallos y cosas que hay que pulir, como el uso de las armas y las granadas, que no queda nada claro y nos volverá locos tratando de descubrir cómo podemos usar nuestras armas favoritas contra la horda de enemigos.

John Mambo - superpuestoTambién hay algunos fallos a nivel gráfico, por ejemplo cuando destruimos los barracones con tiradores enemigos, éstos quedan… como superpuestos sobre la estructura destruida y no puedo dejar de pensar que “queda raro”, supongo que son pequeños problemas que se van a ir solucionando próximamente, y excepto algún problema para entrar al juego después de haber salido una primera vez (que nos obligó a borrarlo para volver a ejecutarlo de nuevo) no he encontrado nada especialmente escandaloso.

Hay que resaltar que el juego tiene dos niveles de dificultad y que hay que tener mucha confianza en nuestras habilidades para empezar en el nivel Pesadilla… ya que aquí el mapeado se llenará de trampas y minas y hará que lo ya complicado (esquivar balas y eliminar a los enemigos) se convierta en algo realmente frustrante, así que estás avisado, ésta dificultad no es para los débiles de espíritu.

En realidad, que el juego me haya gustado tiene mucho que ver con el factor nostalgia. Yo pasé muchas horas con juegos de éste tipo y cuando empiezo una nueva partida con John Mambo, todo parece encajar, es como haber vuelto a casa después de un duro día de trabajo y ver que hay cosas a las que aún puedes aferrarte para seguir disfrutando la vida.

El juego está lleno de detalles curiosos (e hilarantes), como esas preciosas vaquitas o el gato que se oculta en el barco… creo que aún me quedan muchas que descubrir, pero para poder hacerlo, tengo que seguir progresando (y superar alguna maldita pantalla) así que os dejo, que yo tengo trabajo que hacer.

John Mambo – Las impresiones de Anghlar

Nada más empezar el juego una sencilla interfaz nos ofrece las opciones de alternar idioma (entre español e inglés), activar o desactivar el volumen, y poner el juego en marcha, lo que nos permitirá elegir el nivel de dificultad: Paseo militar (normal) y Pesadilla (difícil).

El juego es un clásico shoot’em up de scroll vertical, similar a títulos tan clásicos como el Commando de Capcom de 1985: se trata de avanzar con tu personaje disparando tiros sin parar y esquivando las balas y proyectiles de los enemigos. Todo ello con un estilo muy simplista, y unos gráficos y sonidos muy sencillos.

La dificultad es bastante asequible, incluso en el nivel de dificultad Pesadilla, y el juego ofrece puntos de control intermedios en las fases (banderas que puedes izar). La diferencia fundamental es el nivel de salud de nuestro personaje, indicado por un determinado número de corazones en pantalla: 3 vidas con 3 corazones cada una en nivel normal (pierdes un corazón con cada impacto), ¡y 0 corazones en nivel difícil!

En la fase que hemos podido probar en la demo (Cañón de Camarón), John Mambo desembarca en una playa y se abre camino destruyendo a todos los enemigos que encuentra por el camino, en un nivel de dificultad creciente que le enfrenta a minas, soldados, búnkers e incluso tanques, hasta llegar al desafío final, que es destruir un cañón que han construido los enemigos.

En cuanto a los controles, algo muy sencillo: los cursores del teclado para moverse, y el ratón para disparar, más la barra espaciadora para cambiar de arma. No me ha molestado nada la simplicidad de los gráficos, ni la sencillez de los controles, pero sí me ha costado bastante alternar entre las dos armas que ofrece el juego en la demo y poder usarlas con eficacia: fusil y granada. ¡Y eso que me han salido los dientes jugando con QA/OP 😛 !

Sí que me ha molestado la inconsistencia de algunos objetos aparentemente sólidos del entorno, como las rocas, que en ocasiones puedes atravesar como si simplemente no estuvieran ahí: pero hay que tener en cuenta que se trata de una demo, y que habrá que pulir algunas cosas.

Los programadores han procurado añadir un toque de humor gamberro y desenfadado, que podemos apreciar en el propio diseño gráfico, en los diferentes carteles que podremos leer durante nuestro avance por las fases, en las diálogos de los personajes y en la presentación de algunas situaciones: el gato escondido en el barco, la sorpresa que esconde la vaca, las acciones de John cuando te quedas quieto sin hacer nada…

A pesar de la simplicidad de los gráficos, el juego gana puntos precisamente porque rememora un estilo clásico que a muchos nos tocará la fibra sensible. No es un juego diseñado para dedicarle varias horas de esfuerzo disfrutando de una historia elaborada, pero es un juego ideal para dedicarle un rato más o menos largo disfrutando únicamente del simple hecho de matar enemigos y completar las fases.

John Mambo – Las impresiones de Gabi

Bueno, pues soy el último en opinar así es que voy a intentar escribir mis impresiones intentando repetir lo menos posible que ha dicho mis compañeros. Efectivamente, nada más empezar el juego me vinieron a la mente juegos como el Comandos que tantas horas de diversión me dieron en mi Spectrum.

Ya en el inicio del juego nos encontramos con una cinemática de presentación divertida y que será la tónica durante el juego (al menos durante la primera misión que hemos podido jugar en esta demo). Porque el juego está lleno de detalles que a buen seguro nos sacarán una sonrisa entre bala y bala; carteles con mensajes de avisos, animales con los que podrás interactuar y detalles como que si te quedas un rato sin hacer nada verás como nuestro personaje saca un inodoro y se pone hacer sus necesidades.

John Mambo - foto 01

El juego tiene algunas ‘cosillas’ que me imagino que irán puliendo antes de sacar la versión definitiva: el tema de las granadas lo tienen que arreglar porque es complicado, gráficamente tiene algunas cosillas y detalles como hacer que explote un bidón explosivo y consigas abrir un camino alternativo está bien, pero que mate a unos cuantos enemigos que están durmiendo y aparentemente están un poco lejos, me pareció un poco raro. En definitiva, un juego divertido, lleno de acción y que tira de nostalgia.

John Mambo – Conclusiones

Si te gusta el género o si simplemente te sientes aventurero, puedes probar el juego y disfrutarlo tu mismo. En la web del desarrollador tienes un enlace para descargar la demo, es una descarga sencillita y ni siquiera tienes que instalar el juego para poder ejecutarlo así que vale la pena dedicarle un ratito.

John Mambo - RecreativaPor supuesto hay que tener claro que el juego está todavía en desarrollo y que tiene algunos pequeños fallos que tendrán que irse solucionando en próximas revisiones, pero por el momento tienes un buen juego para pasar un rato entretenido, y si encima eres de los que disfrutaron con los clásicos de los ochenta, seguro que acabas encanchándote a su humor y a sus mecánicas.

También puedes ayudar a Iction Games simplemente jugando John Mambo y contándole qué te ha parecido, seguro que agradecen cualquier información que puedas facilitarles.

Una fantástica oportunidad para poner a prueba tus nervios de acero y volver a una guerra divertida y desenfadada en la piel de todo un héroe de acción, el imposible John Mambo.

Written by: Ratgax

Empecé en ésto de los videojuegos cuando los ordenadores tenían teclas de goma y se enchufaban a la tele con un cable de antena. Especialista en sacar a pasear el látigo y en encontrar todos y cada uno de los fallos de programación que pueda tener un juego.

1 Comentario Added

Join Discussion
  1. La verdad es que el juego tira mucho de nostalgia. Así de primeras, a los pocos segundos de empezar me vino a la memoria el juego “Comandos” (ZX Specturm) al que tantas horas de diversión me dio cuando era joven. Eso sin olvidar que este John Mambo sólo le fata decir eso de “no siento las piernas”, :).

    Como he comentado en el artículo, es un juego divertido y que para los que peinamos canas, nos traerá recuerdos de algún que otro jueguecito de hace años. 

Puedes contestar aquí

fasebeta.net

faseßeta.net es lo que pasa cuando coges el cerebro de unos pocos jugones (bueno, la mitad que no usamos para jugar), lo mezclas con ganas de compartir con los demás, esfuerzo, dedicación, buen humor y una pizca de ron, y lo agitas todo en una coctelera.