Juegos para estrujarse las meninges


Como dice una amiga mía: el uso hace al órgano y el desuso lo atrofia. La verdad es que es una frase que sólo se la he escuchado a ella y que nunca me he parado a analizarla, pero que va como anillo al dedo al artículo de hoy.

Y es que en el artículo de hoy voy hablar de unos cuantos juegos para tabletas y teléfonos móviles de esos que te obligan a estrujarte las meninges para buscar una solución. No son juegos donde tú habilidad y rapidez con los dedos sean la clave para pasar las fases, sino de esos que pondrán a prueba tu cerebro y paciencia.

Quizás no sean los mejores juegos del mercado, ni los más famosos, pero son de los pocos que han aguantado sin ser borrados del iPad y a los que dedico algo de mi tiempo de vez en cuando.  Es más, alguno de estos juegos llevan casi un año conmigo.

Ya sabéis, si alguno os gusta, no dudéis en bajaros la versión ‘Lite’, ‘free’ o demo, para ver de que va.

Juegos

Voy a empezar por uno de los últimos juegos que han entrado en el iPad. La verdad es que el juego no me llamaba lo más mínimo la atención y no me hubiera fijado en él sino hubiera sido por aquella etiquetita que ponía: hoy gratis.Venga, va, siendo gratis voy a ver que tal. Bajarlo fue fácil pero desbloquearlo  me costó un buen rato: pulsa cinco veces en el logo (aparentemente no tenía logo), luego vete a no sé donde, haz el pino puente y cuando te pidan un código, introduce esta palabra.

Cinco paradas de metro después, había conseguido desbloquear el juego pero también había llegado al trabajo, así es que tuvo que esperar. El caso es que diez horas más tarde, allí estaba yo, otra vez en el metro dispuesto a probar el jueguecito y… ¡mierda! donde está el botón de quitar la música. Para cuando acerté a quitar el sonido ya tenía a medio vagón de metro mirándome, joer con la musiquita de los menús.

Una vez pasado el mal trago de la música, arranco con el primer nivel y mira tú por donde, el juego no está mal del todo. Os acordáis de ‘sokoban’ aquel juego de mover las cajas para salir del nivel, pues este tiene una filosofía parecida.

Aquí no tenemos que salir de ninguna parte sino conseguir que el bueno de José llegue a su botella de Tequila. Para ello tendremos que mover los distintos obstáculos que aparecen para ir despejando el camino a José. Ni más ni menos, sólo es eso.

Por supuesto yo no he terminado el juego, aunque según he visto en el menú tengo 80 pantallas y 6 mundos. Para ir desbloqueando niveles tendremos que invertir 10J. Estos ‘J’ se pueden ganar completando los niveles con ‘5 estrellas’ o comprando Js en la tienda.

Las cinco estrellas se pueden conseguir por tiempo (si ya sé que dije al principio que no era lo importante pero este juego si lo valora) y el número de movimientos que usamos para despejar el camino.

La verdad es que es un juego curioso y sin sonido se hace bastante más agradable de jugar. Me he cansado muy pronto de la musiquita y de oír cantar a José, pero no de los puzles. La cucaracha, la cucaracha.

¿os suena de algo el tetris? Pero no os asustéis, el Doodle no es clon del Tetris, aunque si maneja las mismas piezas. Y es que este Doodle Fit nos propone un juego tan sencillo en su planteamiento que parece ser poquita cosa, pero tiene algunos niveles de esos de pensar un buen rato.

El juego consiste en meter todas las piezas que te dan (esas que se parecen a las del tetris) en objetos, letras, números… que están huecos, ni más ni menos. Gran parte de los niveles se pasan rápidamente pero otros os puedo asegurar que no serán tan rápidos.

Y la verdad es que poco más puedo decir del juego. Tiene una estética simple (el tema de bloc de notas es el que más me gusta), una música agradable aunque yo termino quitando la música a casi todos los juegos de este estilo porque no me concentro y unos cuantos niveles que a buen seguro te tendrán unas cuantas horas entretenido. ¡Ah! y algunos puzles tienen varias soluciones.

La verdad este juego no entiendo porque aguanta en mi iPad con el repelús que me da. Y no es porque sea malo, que no lo es, sino porque tiene una parte del juego que me recuerda a cierto juguete que tenía de pequeño y que me ponía de los nervios.

Cuando me plantee hacer este artículo, no tenía ni la más remota idea de cómo se llama aquel juego que tan poco me gustaba y decidí consultar a WikiVir. WikiVir no es otra que una compañera que es una enciclopedia andante en muchos temas pero… en esto estaba como yo, había jugado pero tampoco recordaba el nombre. Así es que decidimos ir a la fuente del conocimiento y preguntar. Y San Google dijo…

¡Puzle del quince! Yo, la verdad, es que ni me sonaba pero la descripción coincidía con lo que buscábamos. Para los que estéis como yo, el puzle del quince es un rompecabezas que consta 15 casillas numeradas, colocadas en un cuadrado de 4×4 y dejando un hueco. El objetivo del puzzle es colocar los cuadros en orden numérico, utilizando movimientos de deslizamiento haciendo uso para ello del espacio vacío. Yo tuve uno con el abecedario (y os aseguro que de 4×4 no tenía nada) y ya os digo que mi paciencia se acababa antes que el puzle y terminaba por  sacar las piezas y ponerlas en el orden correcto.

Pues MixZle juega con esta filosofía pero no se basa únicamente en esto sino que tiene más cosas. El objetivo es hacer que una pelotita que cae de una máquina entre en una canasta. La cuestión es que hay casillas con ventiladores, teletransportadores, saltadores, rampas… todo lo necesario para que la pelota entre en la canasta si los colocas correctamente. El movimiento de las casillas se realiza, como os podéis imaginar, siguiendo la filosofía del quince.

Uno de mis favoritos sin lugar a dudas. Un juego simple como pocos, donde la estrategia y la suerte son importantes.  En la pantalla aparecerán varias células y tendrás que intercambiando su posición para que vayan formando grupos. Si formas un grupo, las células desparecerán pero sino no lo formas, aparecerán más células en la pantalla.

El número de células que necesitas para formar un grupo dependerá de la dificultad en la que estés jugando. Además, si no formas grupo, el número de células que aparecen en la pantalla también son las mismas que necesitas para formar un grupo.

Los grupos de células se forman tanto horizontalmente como verticalmente, no se admiten las diagonales y por supuesto, el juego se acaba cuando ya no caben más células en la pantalla. Ya está, no hay más. El reloj no existe, puedes jugar y pensar tranquilamente.

Otro juego simple pero complicadillo de verdad. El concepto del juego es el de mover cajas para formar grupos en horizontal o vertical con cajas similares. Como las cajas están apiladas, cuando formas un grupo las cajas desaparecen y si había cajas encimas pues estas irán cayendo.

Y no ha más. La complejidad viene dada porque tienes que hacer desaparecer todas las cajas de la pantalla con un número de movimientos en concreto. Otro juego en el que el tiempo brilla por su ausencia y que pondrá a prueba tus neuronas.

Y para el final he dejado mi juego favorito: Meon. Meon tiene todos los ingredientes para ser un juego de esos de salir corriendo: nombre raro, una estética poco atractiva y unos ‘meones’ con unos grititos que dan grima. Pero ahí está, entre los mejores.

Así de primeras, el nombre es como para mirarlo con recelo por lo que intente buscar el ‘origen’ de dicho nombre y esto es lo que he encontrado: Parece ser, que en 1997 el profesor Tagishaki del instituto de mecánica cuántica de Tokio descubrió unas partículas elementales que llamó Meons,  y de ahí el nombre de este juego.

Curioso, ¿a qué si? La verdad es que los japoneses con esto de los nombres no andan muy finos porque esto mismo les ha pasado más de una vez. A mí no me gustan los coches, pero hace tiempo recuerdo que en España tuvieron que cambiar el nombre de un coche porque los japoneses lo llamaron ‘pajero’. Y para aquellos que estéis pensando que el nuevo nombre que le dieron fue ‘Qasqais’ pues comentaros que, además de ser unos mal pensados, estáis equivados, porque el nombre que le dieron fue el ‘Montero’.

Bueno, el nombre ya tiene su explicación ahora vamos con la estética y los grititos de los ‘meones’, uy, perdón, de los ‘meons’. Visualmente el juego no es nada atractivo, los meons son feos y parecen que estén mal hechos, además cuando les das con una luz, sueltan unos sonidos bastante grimosos. Ahora te estarás preguntando ¿y que tiene Meon para ser el mejor de todos? Pues que es tremendamente adictivo.

El concepto del juego es el siguiente: tienes que hacer llegar una luz a todos los meons de la pantalla. La luz que debe llegar a cada meon tiene que ser de su color si no quieres oírlos gritar y pasar a la siguiente fase por supuesto. Para ello tendremos a nuestra disposición un buen número de objetos que tendremos que colocar adecuadamente para conseguir nuestro propósito.

Bichitos (¿estos serán meons?) que emiten la luz que necesitamos, prismas, espejos, cubos de colores, distribuidores de luz… un buen número de objetos que además no se pueden girar (así nos lo ponene un poco más fácil). 120 niveles muy entretenidos, que te harán olvidar esos gráficos tan cutres. Totalmente recomendable. Aquí os dejo unas fotos con los pasos realizados para pasar un nivel.

Conclusiones

Me imagino que ya os habéis dado cuenta, pero el artículo no es un análisis propiamente dicho de los juegos. La lista de juegos que he presentado son algunos de los que me han llamado la atención pero seguro que hay muchos más. Si tú tienes otros juegos de estas características, no dudes en compartir la información con el resto en el foro. Así todos podremos disfrutar de algunas de estas joyitas y, quien sabe, lo mismo hasta podamos hacer otro artículo en breve.

 

Written by: Gabi

Llevo en el mundo de los videojuegos desde que el Spectrum entró en mi casa, aunque en el mundo de las consolas soy bastante nuevo. Soy un jugador bastante normalito (tirando a torpón) y cascarrabias pero sigo disfrutando como nunca con ellos.

0 Comentarios Added

Join Discussion
  1. ¿A quién no le ha pasado eso de arrancar un juego en un lugar concurrido y liarla parda con la música a todo trapo? ja ja ja…

    De los que has presentado yo solo he jugado al Doodle Fit, y está bastante entretenido, el resto no los conocía, pero hay alguno que parece interesante (me ha gustado ese Cell You Are!).

    Mi problema con éstos juegos es que en seguida pierdo el interés en ellos… creo que aún sigo jugando al Harbor Master (del que ya hablamos en ésta web hace tiempo) o a Triple Town, pero el resto… los instalo, juego un par de veces y me olvido inmediatamente de ellos.

    Dicen que el futuro está en los juegos baratos de éstos dispositivos, pero parece que ese futuro no es para mi, soy perro viejo y prefiero «lo de siempre».

    Por cierto, el artículo está realmente interesante, me ha gustado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

fasebeta.net

faseßeta.net es lo que pasa cuando coges el cerebro de unos pocos jugones (bueno, la mitad que no usamos para jugar), lo mezclas con ganas de compartir con los demás, esfuerzo, dedicación, buen humor y una pizca de ron, y lo agitas todo en una coctelera.