Indie Games Xbox 360 (28) : You will die, Decimation X


Esta semana destacan los juegos «de navecitas», con dos propuestas radicalmente distintas: un clon de Space Invaders y un juego en el que tu enemigo se vuelve más fuerte con cada derrota. Los dos merecen la pena y recomiendo encarecidamente que los probéis.

Pixel Boarder: Un simulador de snowboarding, con un aire simpático y retro. No tiene nada especial, pero es divertido bajar por las pistas y hacer todo tipo de saltos. Una pequeña sorpresa.
Audio Diagnostics: Una aplicación para comprobar el estado de tu equipo de sonido. Una música irá sonando dando vueltas por todos tus altavoces, y puedes manejar la dirección en que sonará con el stick. Eso es todo.
Gamefarm Math Quiz: Un juego para 1 o 2 jugadores en el que tienes que responder preguntas básicas de matemáticas (sumas, restas, multiplicaciones) con un nivel de dificultad ajustable. En nivel 1 son simples (5+8, 3-2), a mitad ya comienzan a ser números más grandes. Aún así, no debería ser muy complicado para nadie, después de todo la estética sugiere que es un juego para niños.
Dreams of Witchtown: Un «action RPG» en el que llevas a una bruja que tiene que salvar el mundo. Jugablemente parece un juego de plataformas (básico), pero además puedes subir de nivel, comprar objetos en tiendas y hay variedad de enemigos. Entretiene, pero no me acaba de convencer, seguramente por el personaje tan horriblemente animado que han hecho.
BACTERIO: Un juego de puzzles en el que controlas a una serpiente hecha de cubos que tiene que llegar a la casilla de meta. Para ello podrá comerse los cubos del nivel y volverlos a «devolver» donde sea necesario. Mal presentado pero la idea está bien.
Pan-Global Racing Syndicate: Un juego de carreras en bicicletas (pero de las antiguas) con personajes raros, gráficos simples y con un filtro de película vieja, y música de piano de Kevin McLeod. No lo he comprobado, pero diría que es del mismo autor que Goblyn Stomp.
You will die: Enfréntate a una nave enemiga que cada vez que la derrotas se vuelve más grande, con más armamento y por tanto más difícil de volver a derrotar. Mejor de lo que me esperaba, pero me desesperan estos juegos por el «bullet hell» que siempre soy incapaz de esquivar.
Toyborgs: Un juego para dos o más jugadores en el que llevas a un soldado que debe matar a todos sus enemigos en pantalla (o sea, el resto de jugadores). Hay plataformas para ir saltando, power-ups que van apareciendo, y una propuesta jugable muy vista y además aburrida. No hay espacio para moverse, no veo bien la forma de apuntar, no hay mucha variedad de armas ni movimientos… Hay cosas mejores.
Space Pirates from Tomorrow: Un juego que seguramente pretenda emular a joyas como Elite (el juego de comercio intergaláctico). Pero es tan malo y tan aburrido que no puede aspirar a conseguirlo. No resistí mucho tiempo, o me mataban a los 5 segundos de empezar o la sensación de movimiento era nula y todos los objetivos parecían estar siempre igual de lejos.
ARC Viking Edition: Otra vez aprovechan que con Advanced Racing Championship hicieron todo el trabajo para sacar una versión con unas pocas pistas y coches, y como en estos casos, no usando los gatillos para acelerar y frenar. ¿Para qué mantener lo mejor que tenía el juego original?
SOS: Un juego en el que tienes que escribir SOS en un tablero de 5×5 más veces que tu oponente. Como cualquier juego de 3 en raya, tu objetivo principal es conseguir que el otro no consiga poner SOS en pantalla, así que los primeros movimientos hasta que no se ha llenado la mitad del tablero son muy aburridos. Luego la diversión ya depende de cada uno.
Decimation X: Un Space Invaders con ritmo, divertido, y con cientos de partículas volando mientras matas a tus enemigos. También van soltando puntos, reparaciones de tus barreras y varias cosas más. Me ha sorprendido gratamente.

Comenta esta entrada en el foro

Written by: josemad

fasebeta.net

faseßeta.net es lo que pasa cuando coges el cerebro de unos pocos jugones (bueno, la mitad que no usamos para jugar), lo mezclas con ganas de compartir con los demás, esfuerzo, dedicación, buen humor y una pizca de ron, y lo agitas todo en una coctelera.