Uchi-Mata (Mojone´s world)

Nunca he sido una persona muy impresionable. Ni de chiquitín. Las películas de terror, a pesar de que me encantan, no causan el efecto deseado en mí, aunque las protagonice Falete. Soy frío como alicatar un iglú. Viene mi suegra de visita y ni me inmuto,  pero chico, acordarme del “Uchi Mata” y entrarme los sudores de la muerte es todo uno. Pesadillas tengo. Palabra.

Mi psiquiatra dice que hablar de ello me ayudará, y como yo, aunque no lo parezca, soy un chico muy bueno y obediente, he decidido echarle un par y enfrentarme a mis temores. Sin soltar el spray de pimienta, eso sí.

Caja y cinta originales.

EL PRINGAO

Entre los años 1964 y 1973, el Judoka Brian Jacks logró para Gran Bretaña la nada desdeñable cantidad de ocho medallas, incluyendo un tercer puesto en las tristemente famosas olimpiadas de Munich ’72. A pesar de ello no era un deportista conocido. Eso cambió unos años más tarde cuando fue invitado por la BBC a participar en un concurso televisivo llamado “Superstars”, en el que deportistas de élite se enfrentaban entre ellos para demostrar cual era el más completo sin importar su especialidad. Tal fue el éxito obtenido que el programa siguió emitiéndose año tras año hasta el punto de que aun continúa en antena, y es que no existe modo posible de deshacerse de algunas mamarrachadas, ni siquiera con antorchas, piedras y palos. (Por la gloria de Don Pimpón. Es la versión deportiva de “Gran hermano”, que todo el mundo lo pone a parir, pero después tiene la suficiente repercusión y audiencia como para llevar, a día de hoy, catorce años emitiéndose). Jacks dominó el concurso en su versión europea durante los años 79 y 80, ganando cuatro títulos. En 1981 fue derrotado por el ex-jugador de rugby Keith Fielding, lo que propició que no volviese a competir en el programa (Que picajoso el tío).

El hecho de que Brian llevase cuatro años retirado de la televisión y algunos más fuera del Judo profesional no fue un impedimento para que los responsables de Martech, que algún tiempo después publicarían el inconmensurable Rex, decidiesen apostar por él para promocionar “Superstar Challenge”, un videojuego basado en el popular concurso. No sería la última vez. Un año más tarde volverían a utilizar su nombre como reclamo publicitario, esta vez en calidad de consultor técnico y cara visible del primer (y creo que único hasta el día de hoy) juego de Judo que se hizo para un ordenador, y justo merecedor del galardón al peor programa comercial aparecido en toda la historia del Sinclair ZX Spectrum: “Uchi-Mata”.

Uchi1

Los gráficos son malos, lentos y parpadean.

Lo de utilizar una licencia deportiva ya lo tenían bien calculado Andy Walker y Paul Hodgson, los dos perpetradores del engendro, que viendo la aberración que estaban a punto de sacar a la venta debieron pensar: “Nosotros miramos para otro lado, hacemos el paripé, y las ostias que se las lleve él”. No contentos con todo esto, publicaron la segunda parte un año más tarde, pero eso es otra historia.

EL ATENTADO

Han pasado muchos años desde que comenzamos esta andadura, y en el camino hemos visto de todo. Juegos mejores y peores, grandes y pequeños, gordos y flacos, altos y bajos, indios y vaqueros, demócratas y republicanos, pero nunca había visto uno que fuese literalmente imposible de jugar. El control no es bueno ni malo. Es inexistente. Puedes avanzar hacia el contrario o huir de él, hasta ahí vamos bien, aunque sea con movimientos ortopédicos y un parpadeo constante, lo malo viene cuando uno de los dos agarra al otro. Ahí ya no hay más que rascar. Según puede leerse en las instrucciones, debes pulsar DISPARO y mantenerlo pulsado mientras mueves el joystick dependiendo del tipo de ataque elegido. ¡¡¡Los cojones!!! Puedes hacer lo que quieras, que eso se mueve menos que el perro de Heidi. Ya no es solo eso, sino que además los dos personajes son exactamente iguales y están creados a base de unas rayas verticales blancas que, dibujadas sobre un fondo negro nos crean la ilusión de estar viendo figuras humanas, algo que, en aquellos tiempos en los que era tan complicado mover sprites de gran tamaño, reconozco que no me pareció tan mala idea, aunque el único que se moviera fuese nuestro rival. Viéndolos ahora, no puedo evitar que me vengan a la memoria aquellos tiempos en que intentaba ver las películas porno codificadas del canal plus.

El fondo está completamente desierto, excepto por un marcador y un grupo de pixeles colocados sin ningún tipo de orden racional en la parte superior de la pantalla, que pretenden hacernos creer que son el público asistente. En el apartado sonoro, pasamos del despropósito incoherente de una música irreconocible, a su transformación en un vacío y solitario “bip-bip” de vez en cuando, que no sabemos ni a que viene. Hay varias posibilidades.  Puede que el sonido sea así o que se haya colgado el juego.

Uchi2

Edito: Los gráficos son malos, lentos, parpadean y a veces no sabes ni lo que estás viendo.

Uchi-Mata es considerado un juego de lucha, pero no esperéis un refrito de golpes y casquería al más puro estilo Tekken, Street fighter o Mortal kombat. Aquí hay menos sangre que en la compresa de la veneno. Por otra parte, insultos sí que hay, ¿Ves? A los cinco minutos de agarrar el joystick empieza a salir por nuestra boca lo que no hay en los escritos. Lo curioso es que en nuestros primeros pasos en el juego, las cosas no nos parecen tan malas, vamos haciendo llaves y tumbamos al contrario. Sonreímos diciéndonos a nosotros mismos lo buenos jugadores que somos… pero esto solo dura hasta que nos damos cuenta de que, al contrario de lo que ocurre en el resto de juegos de lucha, en los que somos colocados a la izquierda de la pantalla, nosotros somos el jugador de la derecha, y que el personaje que vuela por los aires y acaba rodando por el suelo es el nuestro. Luego es cuando viene algún amigo, coge el joystick y se encarga de dejarnos a la altura del betún. Ahí es cuando la cinta acaba conteniendo los grandes éxitos de los chunguitos.

Aparte de para Spectrum, también fue publicado para Amstrad CPC y Commodore 64, pero supongo que entenderéis que, después de pasar por semejante trauma, no haya tenido el estómago de probarlos para comprobar su calidad. Lo cierto es que pensaba poneros unos links para que los más masoquistas se atreviesen con las distintas versiones del juego, pero lo he pensado mejor y creo que ya hay suficiente crueldad en el mundo como para que yo aporte más.

Con los "pokes" adecuados, la cosa cambia.

Con los «pokes» adecuados, la cosa cambia.

Por mi parte he considerado que debía sacrificarme por el bien común y volver a “jugarlo” para poder reflejar fielmente mis impresiones en este artículo. Ha sido completamente imposible. No por falta de valor, que ahí estábamos, sino por lo que pienso que ha sido pura justicia poética, un milagro o, en el peor de los casos, la mano piadosa de alguien que, cansado de ver sufrir a la humanidad, ha tomado cartas en el asunto. Como una imagen vale más que mil palabras, AQUÍ os dejo la explicación.

Written by: Cropan

4 Comentarios Added

Join Discussion
  1. jeje. Tremendo. el juego también tremendo pero en su acepción mala 😀
    En su defensa he de decir que no tenia una mala base detrás y el sistema de lucha con llaves etc sobre el papel era bueno, luego puesto en práctica resulto un completo desastre. En fin, el ET del Spectrum, y es que la historia se repite.

    Y por dios.. avisa antes de poner citas escatologicas.. El cortado mañanero se me ha agriado al leer lo de la veneno… Ya tengo trauma para todo el día 😀

  2. «Aquí hay menos sangre que en la compresa de la Veneno».

    Joder… casi escupo el bocadillo que me estaba comiendo, cabrón!! Que bárbaro 😀

    Respecto al juego, ni siquiera me suena, pero de nada, y mira que han pasado juegos de Spectrum por mis manitas eh? En fin, me lo he pasado en grande con el artículo.

  3. El analisis muy bien, yo de TV muy mal, he tenido que recurrir a las «expertas» de mi casa para saber quien era la veneno esa…. joder con el jueguecito….

  4. Dichosos vosotros, yo leí el artículo después de cenar y… tuve pesadillas con lo de la veneno.
    Hombre la verdad es que el juego tiene pinta malo de verdad. La idea no es mala pero claro en un deporte como el judo, donde todo es ‘arrimarse’ yo creo que no era lo mejor para aquella época. La foto de la llave de judo es muy buena.
    Como siempre, no conocia el juego y me ha gustado mucho el análisis

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

fasebeta.net

faseßeta.net es lo que pasa cuando coges el cerebro de unos pocos jugones (bueno, la mitad que no usamos para jugar), lo mezclas con ganas de compartir con los demás, esfuerzo, dedicación, buen humor y una pizca de ron, y lo agitas todo en una coctelera.