Análisis – Planet 51

Planet 51 Logo 2

Antecedentes

Planet 51 es el juego «oficial» de la película del mismo nombre, y al igual que la «peli», lo tenemos disponible en tiendas desde Noviembre del año pasado, en versiones para Xbox 360, Playstation 3, Nintendo Wii y Nintendo DS, que difieren en contenidos aunque con argumentos similares. Analizamos aquí la versión de 360 (idéntica a la de PS3).

Habitualmente, los juegos «basados» en películas suelen tener «mala fama». Y a menudo con razón: suelen hacerse con prisas para que coincidan con el «lanzamiento» del juego, y los resultados son a menudo mediocres. El caso de Planet 51 es además «curioso», puesto que el juego salió al mercado 2 semanas antes del estreno de la película (tal vez, como parte de la «estrategia comercial» encaminada a conseguir espectadores).

El juego, distribuido por SEGA, es obra de los españoles «Pyro Studios«. Sí: ¡los creadores del mítico «Commandos»! Se agradece ver que aún queda algo de ellos, aunque el tipo de producto no sea tal vez el esperado.

Y es que la película es una superproducción española, obra de la misma gente de Pyro Studios (la productora de la película, «Ilion Animation Studios», es una división «paralela» de la gente de Pyro). Eso convierte teóricamente al juego y a la película en un perfecto binomio que deberían ofrecer en conjunto una experiencia complementaria.

Sin embargo, eso no es así. Y no es porque hayan pretendido que el juego sea «distinto» de la película, sino porque no han sabido «crear» un juego a partir de la misma. En realidad, el juego se limita a adaptar algunas escenas de la película y convertirlas en «jugables», pero de una forma tan desorganizada que acaba haciendo difícil detectar cualquier tipo de «trama» o «historia».

La Historia

La ambientación es similar a la de la película: nos encontramos en un planeta lleno de «extraterrestres» (de curioso aspecto humanoide, aunque con un típico color «verde marciano»), con una estética basada en los EE.UU. de los años 50. Los cortes de pelo, las ropas, las casas residenciales… Un auténtico aire «retro» que contrasta con la avanzada tecnología que poseen: en este planeta, hasta la bicicleta más sencilla está motorizada (al estilo del patinete de Marichalar).

La cosa es que «Chuck» (¿¡la planta!?), un astronauta terrestre, llega en su nave procedente de la Tierra para descubrir que el planeta ya está habitado, y que aquí el auténtico «alien» ¡es él mismo! Perseguido por militares que desean capturarlo para analizarlo y someterlo a todo tipo de pruebas, en una clara parodia del típico argumento de peli de «ciencia ficción» de «invasores alienígenas«, deberá huir para intentar regresar a la Tierra.

En sus aventuras conocerá a Lem, un joven adolescente algo rebelde y problemático, con la mente más puesta en las estrellas que en la «tierra», que junto a alguno de sus amigos le prestará ayuda en una suerte de «colaboración mutua». También contamos con Rover, un simpático «robot explorador» con «inteligencia propia».

Pero ya está: como hemos dicho, el juego no es realmente una adaptación de la película, sino sólo de algunas de sus «escenas». Por ejemplo, en el juego se hace mucho hincapié en las primeras misiones en la «vida» de Lem, que se convierte por derecho propio en el verdadero protagonista del videojuego, donde sólo algunas «misiones» están protagonizadas por Chuck o por Rover.

Planteamiento y Sistema de Juego

En cuanto al planteamiento, los chicos de Pyro han intentado crear una suerte de «sandbox» para niños (¡qué apropiado!). La comparación más habitual de este juego es con el GTA. Y es cierto: nos encontramos inmersos en un «gran escenario abierto» que podemos explorar libremente (a pie o con vehículos –aunque os aviso que las distancias son «grandes»), para poner en marcha una serie de «misiones».

Algunas de estas misiones son «obligatorias» y conforman una suerte de «historia principal» (aunque desgraciadamente, están muy mal enlazadas y no se puede hablar ni de «argumento»), mientras las otras van «apareciendo» según avanzamos en el juego, y son completamente «opcionales», pudiendo acceder a ellas cuando nos apetezca.

Planet 51 Ingame 1

¡Es un juego orientado a vehículos! Efectivamente, todo el juego está orientado al manejo de diferentes tipos de vehículos: cortacéspedes, bicicletas, coches, camionetas de reparto… En vez del típico juego de «plataformas» (lo más usado en las adaptaciones de películas), nos encontramos con un juego de «carreras», en todas sus variantes: cortar el césped, repartir periódicos, competir contra otros, repartir mercancías, destrozar enemigos a base de choques… Siempre con Lem al volante. Aunque bueno, tendremos un par de misiones «a pie» usando a Chuck, con QTE’s incorporados y todo, y alguna misión de «exploración» usando a Rover.

La curva de dificultad es prácticamente «plana» en lo que se refiere a la «historia principal». De hecho, dado el público preferentemente infantil al que va dirigido el juego, ofrece la opción de «saltarse» misiones si fracasamos en una de ellas varias veces seguidas (¡que lo he leído, ¿eh?! No he llegado a probarlo por mí mismo 😉 ).

Sin embargo, la poca (por no decir inexistente) imaginación de los creadores del juego, sólo ha sabido crear las misiones «secundarias» como repeticiones de las mismas misiones que ya hemos jugado durante la historia principal, en un absurdo «ciclo de repeticiones» que nos propone rejugar la misma misión 10 veces seguidas con unos niveles de dificultad crecientes que en ocasiones resultan excesivamente elevados, y pueden ser frustrantes para más de un pequeño que lo intente). ¡Encima, si abandonas antes de la 10ª repetición, la próxima vez te tocará empezar desde la 1ª!

Los vehículos, dada su avanzada tecnología, «flotan» suspendidos ligeramente por encima del suelo, lo que afecta a su control, que se caracteriza por una «inercia» algo exagerada. Aunque cada vehículo tiene sus propias características (más o menos rápidos, más o menos estables, etc.), los controles son en cualquier caso sencillos y «amigables». Todos los vehículos pueden «saltar», y activar un «turbo» que proporciona un aumento temporal de la velocidad.

A lo largo del juego encontraremos «páginas de comic» que podemos recolectar para «completar» una simpática historieta gráfica, y también podremos conseguir «cromos» y desbloquear vehículos sin completamos los retos de las «misiones secundarias». Incluso podemos desbloquear algunos vehículos mediante la «introducción» de «códigos promocionales», presentes en el resto de productos de «merchandasing» de la película.

Gráficos y Sonido

Gráficamente el juego es una delicia: se ha conseguido una adaptación 3D fiel y exacta de la ciudad de la película (y escenarios aledaños). El mapa es realmente grande, y podemos explorarlo en cualquier momento con total libertad. Incluso podemos entrar en algunos edificios «emblemáticos» de la ciudad. La estética es «clavada» a la de la película, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta que ambos productos son del «mismo» estudio.

Planet 51 Ingame 2

Dado que el juego es un juego de «vehículos», el escenario está plagado de rampas y atajos, que nos permitirán obtener ventaja en muchas misiones. Además, disponemos de puntos de «reparación», y es que el juego es lo suficientemente realista como para que los vehículos sufran «deformaciones» cuando chocan, y se vayan deteriorando progresivamente hasta quedar inutilizados. También se puede interactuar con el decorado, destrozando algunos objetos si chocamos con ellos.

No necesitamos ningún tipo de «garaje». Los vehículos desbloqueados pueden obtenerse en cualquier momento de unos «dispensadores» repartidos profusamente por todo el mapeado. Por si fuera poco, también podemos abordar algunos de los vehículos que se encuentran en la calle, al más puro estilo GTA. De hecho, si cometemos muchas infracciones o destrozamos demasiado «mobiliario urbano», nos perseguirá la policía. Si persistimos en nuestra actitud, incluso aumentará el «nivel de alerta», haciendo que envíen refuerzos en nuestra busca.

Las animaciones son fluidas, y el control de los de los vehículos realista, con respuestas adecuadas a cada acción. La única pega que se puede –y debe– poner a esta estética preciosista son algunas bajadas inexplicables de «frame rate». Por otra parte, las pantallas de «carga» son frecuentes y largas «entre misiones» (cualquiera diría que una consola de última generación se queda «corta» de potencia para mover un juego tan simple), si bien no hay interrupciones en la «exploración» del mapeado.

En cuanto al sonido, una más que correcta «música ambiente» nos acompañará mientras conducimos en las diferentes misiones.

El juego está doblado a nuestro idioma (hombre, ¡que es una producción española!). Sin embargo, para lo que hay que oír, mejor se hubieran quedado callados. De entrada, los actores de doblaje no son los mismos de la película (¿?), lo que ya le quita algo de «realismo» al resultado. Por otra parte, las frases son escasas y repetitivas, no hay sonido que acompañe a las escenas de diálogos, y casi todas las voces están «desincronizadas».

Resumen

Para completar el producto, se ha incorporado la posibilidad de «multijugador local«, con 3 modos que nos permitirán «disfrutar» del juego en compañía: Carreras (el primero en llegar gana), Coches de choque (donde hay que golpear al contrario hasta destruir su vehículo), y Bomba caliente (una variante motorizada del típico juego de la «patata caliente»). Podemos añadir jugadores de IA para añadir algo de «competencia» al asunto.

En resumen, un juego dirigido a jugadores de perfil «medio» no demasiado exigentes, niños y fans incondicionales de la película. El resultado: Es perfectamente prescindible, incluso hasta para los más pequeños.

Y es que el juego es malo, pero con ganas. La historia «principal» queda enmarañada y oculta por lo deslavazado de las misiones, sin verdaderos nexos de unión entre ellas. Las misiones «secundarias» aburren por lo repetitivo y cansan por la dificultad exagerada. Y el producto no es «rejugable», ni pese al multijugador.

Y lo peor de todo, es que en este caso es difícilmente achacable a la «falta de tiempo» para el desarrollo, puesto que el producto se ha desarrollado «en paralelo» junto a la película (salvo que la decisión haya sido tomada deprisa y a «última hora», lo cual es bastante dudoso). Y si no ha sido por falta de tiempo, mal intentan volver al mercado los chicos de Pyro con productos de tan baja calidad.

Planet 51 Familia 2

Lo mejor:
La estética visual, «idéntica» a la película en todos sus aspectos.
Las posibilidades de explorar libremente el entorno, tan poco habituales en un juego orientado a los más pequeños.

Lo peor:
Los inexplicables fallos gráficos, las pantallas de carga y la pobreza del audio.
La dificultad excesiva de algunas misiones secundarias.

Comenta esta entrada en el foro

Written by: Anghlar

fasebeta.net

faseßeta.net es lo que pasa cuando coges el cerebro de unos pocos jugones (bueno, la mitad que no usamos para jugar), lo mezclas con ganas de compartir con los demás, esfuerzo, dedicación, buen humor y una pizca de ron, y lo agitas todo en una coctelera.